ESCONDO MI TELÉFONO 7 DÍAS Y APRENDO ESTO

He estado 7 días sin teléfono.

Cero mensajes, llamadas, nada.

Hoy te cuento cómo puedes usar el principio de los Límites Liberadores para multiplicar tu concentración, tranquilidad y confianza.

El Domingo escribí el siguiente mensaje a mi círculo interno:

“Voy a desaparecer 7 días sin teléfono para un experimento psicológico. Si necesitas algo urgente, escríbeme a mi email. Tq”

Después, le dije a mi mujer:

“Toma mi móvil. Escóndelo 7 días”

Y ahí comenzó el experimento.

Al despertar el Lunes sentí la inercia de mirar el teléfono. Pero dado que no podía usarlo, mi cerebro pasó a otra cosa. Y esa otra cosa no era mirar el email, youtube o ninguna web de noticias desde el ordenador. Porque ahí tengo una app llamada “Focus” que limita esas aplicaciones a 1 hora por la mañana y 30 min por la tarde. El resto de tiempo no puedo entrar, aunque quiera (para emergencias sólo podría acceder a mi email directamente desde el hosting, que es una tarea lentísima y difícil).

Al ser “incapaz” de perder el tiempo, sólo han quedado 3 actividades de alto valor a largo plazo:

1 – Descansar de verdad (reseteando el cerebro mirando los árboles por la ventana, reflexionando en el sofá, etc)

2 – Trabajar (en mi caso lo más productivo es escribir, estudiar y grabar audios/vídeos)

3 – Conectar con alguien que quiero, en persona.

Los primeros días el cerebro seguía ofreciéndome imágenes de posibles mensajes recibidos… posibles noticias ignoradas… posibles llamadas, etc.

Pero la experiencia me ha demostrado que el 80% de esas llamadas, mensajes y páginas sólo estaban generando el 20% de mi felicidad, productividad y paz.

También he descubierto cómo sólo el 20% de esas actividades me generan el 80% de felicidad, productividad y paz.

Ahora que únicamente podía hacer 3 actividades de auténtico valor, simplemente las he hecho. Y punto.

Todo gracias a cortar de RAÍZ las distracciones debilitantes.

He reconocido, una vez más, cómo…

Limitarte puede ser liberador.

Más de uno me dirá:

“pero yo… pero yo… tengo hijos… tengo jefe… tengo X… y no puedo hacer eso”.

¿No puedes o no estás dispuesto a las consecuencias?

¿No puedes o *todavía* tu estilo de vida no está preparado para ello?

No te digo que escondas tu teléfono.

Quédate con el principio, no con la táctica.

Y el principio es el siguiente:

Las redes sociales gastan cientos de millones en los mejores ingenieros del mundo para crear los algoritmos más adictivos del mundo. Tu cerebro no está preparado para tanta estimulación inmediata. Y al ofrecerle esos estímulos tan atractivos e instantáneos, semana tras semana, lo vas debilitando, volviéndose cada vez más difícil concentrarte para poder generar una verdadera calma corporal, claridad mental y confianza emocional.

Tú también has vivido el problema, no necesito convencerte.

Por eso, en estos momentos de sobrecarga, necesitamos preguntarnos:

¿Qué límite puedo poderme para liberarme?

No tiene que ser nada extremo, a menos que quieras resultados extremos, como yo.

Puedes empezar por algo leve, como salirte de uno de esos grupos de whatsapp donde solo se hablan de cotilleos, dramas y memes del momento (o cualquier otro ejemplo que encaje contigo).

Al poner estas FRONTERAS en los portales de tu percepción, estás crenado un nuevo ESPACIO donde por fin puede surgir esa “paz productiva” que tanto añoramos todos.

No podemos pretender obtener los premios de la transformación si vivimos a merced de las agendas de otros.

Mi semana de aislamiento voluntario no ha sido la más productiva a nivel externo. El beneficio ha sido una confirmación interna de algo que ya intuía fuerte:

Limitar Libera.

Por eso, cuando alguien empieza uno de mis sistemas, le insisto en que necesita crear un espacio de práctica cuerpo<>mente<>emoción. Un espacio SAGRADO donde no pueden entrar llamadas, mensajes y ninguna notificación, por muy “importantes” que digan ser (¿se está quemando la casa? ¿está dando mi mujer a luz? ¿se ha muerto alguien? entonces puede esperar unas horas).

¿Qué es más importante que tu desarrollo interno?

Tu desarrollo interno.

Si no le das prioridad a tu energía, otros se la comerán viva.

Si quieres multiplicar x100 los resultados de tus prácticas, aíslate en segmentos de inmersión donde lo único que puedes hacer es una de las 3 actividades valiosas a largo plazo (trabajar, descansar y conectar con alguien, pero de verdad, a fondo, enteramente, sin nubes grises). Confío en que tu cambio se volverá mucho más fácil, divertido y placentero.

Por tus límites,

Íñigo

ADEMÁS: cuando elijas aventurarte, podemos ayudarte a través de nuestros…

-> SISTEMAS DE TRANSFORMACIÓN: Descubre tu mente con uno de nuestros métodos paso-a-paso para transformar la tensión, confusión y miedo en Calma, Claridad y Confianza

-> COMO EN CASA: Nuestro curso<>comunidad para asentar y profundizar tu seguridad y paz

-> META-APRENDIZAJE: Aprende cómo crear habilidades “a prueba de futuros inciertos” con este entrenamiento psicológico avanzado