ESTRATEGIAS PARA EVITAR VOLVERTE UNA RATA DE LABORATORIO

Día 27 de la Operación Chi Sao.

Este experimento tiene un objetivo central:

Evitar volvernos ratas de laboratorio que son manipuladas fácil-mente .

Supongo que mi lenguaje no te resulta exagerado, ahora que conocemos las prácticas oscuras de los imperios de modificación de conducta (las redes) y algunos de sus clientes más criminales.

Hoy quiero compartirte las estrategias que he ido implementando durante años para proteger mi cuerpo<>mente de las redes (o de algunas personas con tendencias vampíricas). Todavía no soy inmune a todos sus trucos, pero al menos he conseguido multiplicar mi concentración, felicidad, productividad y conexión emocional.

Aquí tienes la lista:

Véndete el Hábito: ¿por qué quieres evitar que las redes te hagan daño? ¿qué beneficios vas a obtener al hacerlo? ¿qué males vas a evitar al hacerlo? Cuanto más tengas clara tu razón para actuar, más te motivarás a tomar acción. Sé estratégico y véndete tu cambio. Necesitas “combustible” para esa incomodidad inicial que conlleva crear un nuevo hábito.

Restricciones Liberadoras: puedes usar aplicaciones como Focus (hay muchas), que te bloquea ciertas páginas web y aplicaciones durante horas que tú le indiques (a mí esto me ha cambiado la vida). En mi iPhone no puedo entrar en ninguna red, ¡aunque quiera! Entonces mis únicas opciones son estudiar, producir valor o conectar de verdad con alguien que quiero. A veces restringirte es lo que mejor puede liberarte. Porque ya no tienes que hacer esfuerzos masivos por “controlarte”.

Llénate de Mentes Valiosas: Cuanto más te rodees, empapes y llenes de otras mentes valiosas, más rápido y profundo crecerás como persona y como profesional. Elige con cuidado las personas de las que te informas sobre el mundo y sobre tu desarrollo personal.

RetroAlimenta Comportamientos: usa herramientas en tu teléfono que te muestren en qué dedicas el tiempo para tener claro si estás mejorando o no (ej: has cambiado 2h al día en Instagram por 2h al día leyendo). En iPhone puedes ver tu “tiempo de uso”. En Android, no lo sé (siempre puedes consultar cómo encontrarlo en Google… irónicamente).

“Entrena” a tu gente: las personas se suelen incomodar cuando cambiamos, porque sus demandas inconscientes dejan de funcionar. Algunos de mis amigos me intentaron hacer complot para que volviera a WhatsApp. ¿Quién crees que ganó? Esto puedes aplicarlo a cualquier contexto. No te fijes en mi estilo radical. Céntrate en dejar claras tus fronteras a la gente que te rodea. Para que sepan cuándo, dónde y cómo pueden obtener energía y atención de ti… y cuando, dónde y cómo NO pueden ni deben intentarlo, por respeto a tus objetivos.

Segmentos Aislados: sumérgete en varios momentos del día sin distracciones ni interrupciones. Ya sea charlando con alguien, trabajando en tus cosas o haciendo ejercicio. Sumérgete en UNA actividad. Así vas acostumbrando a tu mente a mantenerse focalizada durante más tiempo (facilitándote la generación de claridad mental).

Importante: no te estoy recomendando que uses estas estrategias exactamente igual que yo. Adapta las estrategias a tu contexto, objetivos y personalidad.

Fíjate en la regla universal, no en la táctica puntual.

Y, si eres de los ambiciosos, y quieres crecer tu habilidad de cambiar comportamientos, échale un vistazo a Meta-Aprendizaje.

Por tu cordura y salud,

Íñigo