LA RESISTENCIA ES MI PERRA

La Resistencia.

Esa energía densa, oscura y pesada que parece impedirnos tomar la acción que tanto deseamos de corazón hacer.

Iniciar ese proyecto.

Llamar a esa persona.

Escribir ese libro.

Empezar a hacer ejercicio.

Si uno deja llevarse por la resistencia, terminará aniquilando sus sueños, llevando una vida fantasma.

Hace años me costaba la vida sentarme a crear mis sistemas y artículos. Imagina además que el tema consiste en escribir sobre mi historia con el miedo, la ansiedad y cómo fui despertando mi confianza natural.

Surgían voces tipo…

“¿Quien me creo yo para hablar del miedo?”

“¡Tengo que hacerlo perfecto!”

“Pero si yo no soy un tipo ultra seguro de mi mismo”

Y demás “resistires”.

Al principio me atormentaban.

Me quedaba horas pensando y analizando, sin hacer nada.

Vivía frustrado por desear tanto crear… pero no conseguir “lanzarme”.

Cada acción era un arrastre tenso y agotador. Sin disfrute alguno.

Pero, como dicen, la motivación por evolucionar se fue haciendo más grande que los miedos.

Desde muy pronto supe que los premios de la transformación iban a requerir disciplina, tiempo, paciencia, acción, persistencia y amor por mis sueños.

La resistencia es una energía que sentimos todos los humanos. Esto es algo que Steven Pressfield trata a fondo en su pequeño gran libro: “La Guerra del Arte” (realmente te lo recomiendo leer si quieres crear cualquier proyecto importante).

Las preguntas para mi siempre fueron:

¿Cómo supero la resistencia?

¿Cómo aprendo a tomar acción con disfrute, confianza y sin dar tanta vuelta?

Con esa pregunta me sumergí en la ciencia del comportamiento a través de años de estudios y prácticas. Leyendo libros, entrenando con mentores, trabajando con clientes y haciendo mis propios experimentos personales.

Está claro que si dominas la creación y destrucción de hábitos, la resistencia se vuelve tu perra. Porque ahora la puedes adiestrar y domar más a tu gusto. Dejando de estar a merced de la inspiración divina.

No puedes erradicar la resistencia (al menos no he visto a nadie que lo haya conseguido).

Pero sí puedes conseguir que no domine tu vida.

Puedes conseguir tomar acción desde la fluidez, el placer y la ilusión.

Gracias a sumergirme tanto en este tema, he conseguido cosas como escribir el equivalente a 4 libros (cosa imposible para mi hace un tiempo) o mantener durante años mi hábito de entrenamiento y dieta (sin sufrir e incluso disfrutando a menudo).

Me fascina tanto la Resistencia y el Cambio de Comportamiento que he creado un sistema de 6 semanas con prácticas, experimentos y técnicas que te muestran cómo multiplicar tu confianza y volverte un adiestrador de hábitos.

Estoy recabando los testimonios del primer grupo. En unos días los colgaré en la web.

Te comparto la experiencia de Mar, una Navegante que se animó a confiar en el viaje:

TESTIMONIO de MAR ZAMORA

Me dicen que estoy “irreconocible”.

Quiero darte las gracias por tanto, Íñigo. Estoy aprendiendo tantas cosas… que hasta una amiga me ha dicho que “no me conoce”.

Han sido muchas sensaciones y muchas las pistas recibidas para empezar a vivir, a sentir y a experimentar desde otro sitio que me llevan a estar donde siempre he querido estar. Ahora tengo claro que se puede vivir sin sentirse amenazada, sin miedo. Ahora sé que realmente puedo vivir con paz, con claridad y con confianza.

Meta-Aprendizaje me ha revuelto las entrañas (para bien).

Los experimentos exploratorios me han apasionado. Estaba deseando que surgieran en cada grabación. Era la forma de experimentar con la mente, de jugar, de ponerme a prueba, de demostrarme de lo que era capaz, donde estaba cometiendo los errores.

No eran solo teorías.

Gracias por tu apoyo incondicional en todo momento. He sabido que por tu experiencia de vida puedes entenderme. Puedes dar testimonio del cambio. Eso también me parece un punto importante

Ahora por fin me descubro despertando de los pensamientos, y lo que es mejor, no entro en bucles. Los pensamientos vienen y se van, de forma fluida. No me quedo rumiando las cosas tres horas.

Ya no me siento “amenazada”

Antes me sentía “en peligro” por las cosas que no me gustaban. Me está encantando aprender. Cada cosa que sucede es una oportunidad para hacer de forma distinta… ¡qué paz!

Me he dado cuenta que soy capaz de aprender, que soy mucho más flexible de lo que yo pensaba.

He conseguido definir sueños.

Ahora sé establecer pautas para conseguirlos, paso a paso. Ha sido un descubrimiento para mi el ver que los límites están mucho más lejos de lo que yo pensaba.

Tanta búsqueda, tanto inconformismo, tanto sufrimiento y tanta esperanza, sabía que al final tendría mi recompensa. Ahora se que estoy en el camino

Gracias mil,

Mar

Gracias a ti, compañera.

Eres otro ejemplo de que aprender es nuestra capacidad más innata.

.

.

Ahora, si tú también quieres “aprender a aprender” para multiplicar tu confianza, échale un vistazo al sistema de META-APRENDIZAJE.

Un abrazo,

Íñigo