Clásicos de mis clientes:

Jaime, a veces tiene tanto estrés acumulado que su mente le empieza a traer imágenes de agresiones impulsivas. Se imagina haciendo daño a gente que quiere. Le da miedo perder el control y hacerlo.

Al pensar<>sentir todo eso, se etiqueta a sí mismo como «mala persona».

Marta, a veces tiene tanto estrés acumulado que su mente le empieza a traer imágenes de quitarse la vida. Se imagina muriéndose y por fin descansando de tanta angustia. Le da miedo perder el control y hacerlo.

Al pensar<>sentir todo eso, se etiqueta a sí misma como «mala persona».

Esto no son enfermedades.

Esto no son trastornos.

Esto son, desde mi humilde (pero precisa) opinión…

… Malentendidos Mentales.

Sí, se sienten muy fuertes e intensos.

Sí, no son ninguna tontería.

Pero no. No te hacen «mala persona».

No te hacen un «enfermo» ni un «trastornado».

Sentir<>Pensar te hace…

… ser humano. Nada más.

A menos que elijas creer otro tipo de [etiquetas]. Porque eres libre de *pensar* lo que sea… y luego etiquetar como [cierto] esa evaluación lingüística.

Mira, vayamos más allá de juicios, evaluaciones y demás historias.

Contempla la siguiente perspectiva liberadora. Esto proviene de profesores de meditación muy lúcidos, como Ramana Maharshi y Rupert Spira.

Imagina tu cuerpo<>mente como si fuera una PANTALLA de CINE.

En la pantalla aparecen imágenes y sonidos de diferentes formas.

Se ven asesinatos, fiestas, abrazos de amor, nacimientos, se-xo, etc.

Se escuchan discusiones, insultos, peleas, reconciliaciones, halagos, palabras bonitas.

Todo tipo de escenas audio-visuales…

… apareciendo…

… y …

… desapareciendo…

Ahora, aquí viene el secreto.

No tomes nota, simplemente ábrete a ver algo nuevo:

La pantalla muestra todo tipo de imágenes y diálogos, pero nunca toma la forma de esas imágenes y diálogos.

La pantalla muestra escenas, pero NO ES esas escenas.

No resulta afectada por el asesinato del thriller.

No resulta afectada por la broma de la comedia.

La pantalla siempre permanece imparcial e intacta.

Tú, mi querido saltamontes, eres la pantalla.

No eres tus pensamientos.

No eres tus sentimientos.

Eres aquello que presencia la experiencia, momento a momento.

Por lo tanto, sentir miedo, tristeza, agresividad, etc, no te hace mala persona. Te hace humano. Punto y final.

Si quieres explorar más a fondo esta perspectiva diferente, libre de etiquetas macabras, mi hermana y yo te podemos entrenar. Aquí debajo puedes familiarizarte con nuestra metodología.

Recuerda la esencia:

La pantalla muestra todo tipo de imágenes y diálogos, pero nunca resulta afectada por esas imágenes y diálogos.

Paz.

Íñigo Lacasa

EXPLORA NUEVOS TÚNELES DE REALIDAD

Ahora puedes entrar gratis en la lista privada de Íñigo Lacasa, donde te enviará cada día un consejo breve y entretenido con el objetivo de ayudarte a…

  • Multiplicar tus resultados en tu desarrollo personal, evitando sobrecarga de información, parálisis por análisis y demás trampas limitantes.
  • Integrar nuevas habilidades cuerpo<>mente<>emoción de formas más rápidas, profundas y estables.
  • Alterar tus pensamientos<>sensaciones de manera efectiva para crecer, expandir y proteger tu éxito integral. 
Escribe aquí debajo tu correo principal y luego pulsa el botón azul que dice “suscribirme”.
    Tu privacidad está 100% a salvo.  Jamás compartiré tus datos con absolutamente nadie. Puedes darte de baja rápidamente pulsando un simple botón dentro de cada email, inmediatamente y para siempre, sin complicaciones.