Este email es únicamente para Navegantes que desean ir al fondo de su transformación.

Si solo buscas remedios superficiales… si no estás dispuesto a experimentar con mentalidad abierta… y lo más importante: si no eres una persona que toma responsabilidad de su vida… deja de leer ahora.

Para los demás aventureros, sigamos.

Hoy vamos a explorar el arte liberador del Pensamiento Negativo.

Me pregunto cuál es tu mayor miedo.

Lo que más temes de todo.

Tu peor pesadilla.

¿Perder el trabajo? ¿Pareja con amante? ¿Amigos dejándote de hablar? ¿Una guerra en tu país? ¿Terminar viviendo debajo de un puente?

Espera, vamos más allá…

¿Enfermar? ¿Terminar encerrado en un hospital psiquiátrico?

Espera, podemos profundizar más aún…

¿Alguien que amas muriendo? ¿Tú muriendo?

Te confieso la mía:

Mi mujer muriéndose.

Bufff… acabo de sentir un ligero escalofrío.

Además pienso: ¿Y si justo lo escribo hoy en un email y se muere de verdad?

Antaño me habría dado un ataque de ansiedad leer este email. O al menos habría estado varias horas – o días – tenso y atemorizado por las imágenes “mortales”. Pero el miedo no surge de las palabras o las imágenes en sí mismas.

¿Hoy qué siento? lo peor que llego a notar, al imaginar eso, son sensaciones de ligera tensión en el pecho, el estómago y la cara… que duran unos segundos. A veces, cuando estoy más consciente, puedo pensar la peor pesadilla del mundo y sentir CERO miedo. ​

Por lo tanto – y esto es revolucionario – la causa de la sensación NO son las imágenes-palabras en sí mismas.

La mayoría de psicólogos, terapeutas y coaches, te invitarán a transformar tus Pesadillas de Terror en Películas de Comedia y Amor:

– “¡cambia la perdida de trabajo por un aumento de sueldo!”

– “¡cambia a tu pareja haciendo el amor con un amante por tu pareja abrazándote y diciéndote que te quiere”

– “¡cambia su muerte por ella brillando y bailando de alegría!”

O peor aún…

“vamos a buscar la raíz causante del problema”

La “raíz” está delante de ti, en todo momento, disponible para ser reconocida como una ilusión que, aunque lo PAREZCA, no está ahí realmente, ni nunca lo estuvo, ni nunca lo estará.

La psicología del viejo paradigma nos ha vendido que hay que indagar en supuestas “raíces”, “orígenes” y “traumas”. Y encima trabajar muy duro y durante mucho tiempo en ello.

En mi caso, lo que hago para no sentir pánico al visualizar muertes, es…

… pensar en negativo mientras *reconozco* que estoy pensando.

Durante años, ante esta afirmación, me decía por dentro “si, si, si… solo son pensamientos… pero me siento igual de mal”.

Hasta que me atreví a contemplar el arte del Pensamiento Negativo. Realmente observé la imagen y exploré mi experiencia desde otro lugar, más curioso y abierto. Me di permiso para notar las sensaciones como energía en movimiento.

Y así es como empecé a sentirme tranquilo en mi día a día, como esperaba desde hace tanto.

No te digo que sea tu solución también. Pero parece que ahí está el núcleo de la transformación psicológica.

No en traumas, orígenes y raíces pasadas.

En el pensamiento reconocido, ahora mismo.

Algunos me dirán la típica -> “ya… suena fácil… pero…”

Pero buscar solo lo fácil no es querer ir al fondo.

La buena noticia es que una vez lo VES, no hay vuelta atrás. Aunque eso no significa que estoy libre de pensamientos negativos. A menudo me despisto en mi día a día. Pero hay algo diferente ahora.

Si quieres profundizar en este experimento, te animo a hacer uno de nuestros sistemas (y para los que ya han estudiado los sistemas, dentro de poco sacaré mi nuevo curso avanzado de desarrollo personal)

Reflexiona sobre esto hoy:

Hay cientos de veces que piensas en negativo y no sientes miedo. Seguro que alguna vez has dicho algo como “y si me resfrío y enfermo” y no has sentido nada. Muchas veces los pensamientos negativos te han dado igual (sobretodo cuando no tratan sobre “tu temita”).

Hablamos,

– Íñigo

EXPLORA NUEVOS TÚNELES DE REALIDAD

Ahora puedes entrar gratis en la lista privada de Íñigo Lacasa, donde te enviará cada día un consejo breve y entretenido con el objetivo de ayudarte a…

  • Multiplicar tus resultados en tu desarrollo personal, evitando sobrecarga de información, parálisis por análisis y demás trampas limitantes.
  • Integrar nuevas habilidades cuerpo<>mente<>emoción de formas más rápidas, profundas y estables.
  • Alterar tus pensamientos<>sensaciones de manera efectiva para crecer, expandir y proteger tu éxito integral. 
Escribe aquí debajo tu correo principal y luego pulsa el botón azul que dice “suscribirme”.
    Tu privacidad está 100% a salvo.  Jamás compartiré tus datos con absolutamente nadie. Puedes darte de baja rápidamente pulsando un simple botón dentro de cada email, inmediatamente y para siempre, sin complicaciones.